ASICA
Asica
HOME >NOTICIAS
NOTICIAS
16-03-2018
“Fomento prefiere ejecutar la ingeniería con Ineco, en vez de crear riqueza en el sector”

Ignacio Sánchez de Mora, presidente de Asica, afirma que el “roto” al sector privado de la ingeniería del transporte en España por la apuesta de la Administración por la pública Ineco ronda los 600 millones en los últimos cinco años. Sánchez de Mora denuncia que la gran dimensión de Ineco se corresponde con la decisión del Ministerio de Fomento, “que ha preferido ejecutar los trabajos de ingeniería con su medio propio, en vez de crear riqueza en el sector privado”.

– ¿Qué porcentaje de la oferta pública de ingeniería del transporte se queda el sector privado en España?
– Alrededor de 200 millones de euros en el último año. El tamaño total del mercado es de 350 millones de euros, de los que 150 millones están en manos de la pública Ineco.

– ¿Cómo ha sido la evolución de este mercado en los últimos años?

– Para el sector privado ha ido claramente a la baja.

– ¿Y para Ineco, la consultora pública de ingeniería del transporte?

– Todo lo contrario. Las encomiendas del sector público a Ineco como medio propio han ido subiendo. En buena parte para poder compensar su internacionalización, porque por la regla del 80-20 sólo pueden registrar fuera de la oferta pública un 20 por ciento de su negocio. Eso quiere decir que cada vez que ganan un millón de euros en el extranjero, aquí hay que compensarles con cuatro que se retraen de esa tarta total.

– ¿Esta tendencia se mantendrá?

– Espero que no, porque acaba de entrar en vigor la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público, que va a cambiar de manera bastante profunda el régimen de encargos (antes encomiendas) a los medios propios (consultoras públicas). A partir de ahora tiene que haber un criterio de eficiencia que se cumpla encargo a encargo. Como Ineco es mucho menos eficiente que el sector privado, están haciendo un claro acopio de servicios de ingeniería. En los últimos meses, la pública ha licitado por valor nada menos que de 58 millones de euros.

– Por lo que veo, la nueva Ley es una buena noticia para el sector.

– Buenísima. Hemos trabajado intensamente en la fase de enmiendas con prácticamente todos los grupos políticos en el Congreso. Queríamos que la ingeniería, el servicio intelectual, se comprase de otra manera y se ha conseguido. Se menciona expresamente en el artículo 145 que en la compra de servicios intelectuales, el precio como mucho puede suponer el 49 por ciento de la valoración sobre 100.

– ¿Actualmente se está anteponiendo el precio a la calidad?

– Las bajas de adjudicación en el Ministerio de Fomento están en torno al 40 por ciento y con la nueva Ley eso se va a reducir mucho y va a subir la calidad del producto, porque está íntimamente ligado. Otro aspecto positivo para nosotros es que el tamaño del mercado se incrementará, no porque se asigne más inversión, sino porque va a ser más difícil encargar a los medios propios, es decir, en el caso que nos ocupa, el del transporte, a Ineco.

– ¿Esas bajas de adjudicación o recorte de la oferta sobre el precio de licitación se han recrudecido?

– Claramente, porque hemos ido a un criterio economicista por indicación de Hacienda. Esto, unido a la reducción del mercado, a que hay menos trabajo, ha llevado a las empresas a ser cada vez más agresivas, porque el único criterio de adjudicación es el precio. Todo esto ha generado una locura colectiva en el sector de la ingeniería, porque los contratos luego no son viables.

– ¿Con la nueva Ley esta presión sobre el precio irá remitiendo?

– Debe remitir, porque si no la calidad de la ingeniería estará seriamente comprometida y eso lo debe saber también el ciudadano.

PRESIÓN SOBRE EL PRECIO
Debe remitir, porque si no la calidad de la ingeniería estará comprometida

 

– ¿En qué medida esperan que se ajusten las bajas de adjudicación?

– Que ese 40 por ciento se vaya más bien hacia el 10 ó 15 por ciento, porque va a haber otros criterios que van a primar en la evaluación, más allá del precio.

– Las ventas de Ineco han crecido en los últimos tres años y se situaron en 206,68 millones de euros en 2016 (+5,77%). Es un crecimiento contracíclico, ¿no es cierto?

– La dimensión actual de Ineco se corresponde con las decisiones adoptadas por el Ministerio de Fomento, que ha preferido ejecutar los trabajos de ingeniería con su medio propio, en vez de crear riqueza en el sector privado. Es sorprendente que con una reducción dramática, porque en los años precrisis este mercado que hoy es de 200 millones entonces era de 900, Ineco mantenga una curva creciente porque cada vez les encomiendan más proyectos. Existen demarcaciones del Ministerio de Fomento en las que hay más personal de Ineco que funcionarios de la Dirección General de Carreteras. Están realizando allí unos trabajos que se podrían estar lanzando al exterior.

– ¿Gran parte de ese trabajo deberían hacerlo los privados?

– El sector público debe llegar allá donde no llegue el privado, pero en un sector madurísimo, muy competitivo y bien formado, como se está demostrando en el exterior con ingenierías españolas con mucho éxito, no tiene sentido que Ineco haga un trabajo que pueden hacer estas empresas.

– Sobre el abuso de las encomiendas de gestión, que son el resultado de que los órganos de la Administración encarguen a otros órganos de la misma (medios propios) la realización de trabajos materiales, técnicos o de servicios, se han pronunciado diferentes organismos.

– Es que el abuso es total. El Tribunal de Cuentas en un informe y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en un monográfico, ponen a la luz que se está abusando de esta figura administrativa.

– ¿Por qué ese abuso?

– Si la Dirección General de Carreteras quiere sacar adelante un proyecto con sus propios funcionarios tarda más de 12 meses y si lo hace con Ineco tarda 8 meses. Ese es el éxito de Ineco de cara al ministro de turno, porque tiene una empresa pública que ejecuta sus planes políticos y como tiene la figura de la encomienda de gestión… Pero con la nueva Ley desaparece, pasa a llamarse encargo, y ahora ya sí que se somete al criterio de eficiencia.

– ¿De qué calibre es el “roto” que se la ha infligido al sector privado de la ingeniería del transporte por el abuso de la encomienda de gestión?

– Alrededor de 600 millones de euros en los últimos cinco años. No tiene ningún sentido que Ineco se encargue del proyecto de una carretera cuando tienes 50 empresas que no tienen trabajo y que te lo pueden hacer igual de bien o mejor.

– ¿Cuáles son los principales clientes de Ineco en España?

– El grupo Fomento. La Dirección General de Carreteras encarga muchísimo y también Adif y Aena.

– Estas encomiendas de gestión se trocean para subcontratarse a otras ingenierías. ¿En qué medida?

– En algunos casos de manera total. En otros, sacando paquetes. Es habitual que Ineco saque paquetes de geotecnia, cálculo de estructuras, delineación, etc. Son diferentes disciplinas subastadas al cien por cien a la oferta económica. Hemos trasladado varias preguntas en este sentido al Portal de Transparencia. Queremos saber cuál es el saldo final de la liquidación de las encomiendas, porque ellos tienen unas encomiendas millonarias y al sector privado acaban llegando cientos de miles de euros nada más. Sospechamos que se factura por la totalidad de la encomienda, por lo que ahí habría un enriquecimiento ilícito del sector público. Aunque eso también es complejo de demostrar.

PRIVATIZACIÓN DE INECO
El Gobierno necesita un medio propio para razones de urgencia, pero el niño ha crecido demasiado

 

– Con todo esto que me cuenta es fácil deducir que Ineco tiene una posición de dominio en el mercado.

– Queda patente que están dejando oculto un 40 por ciento de un mercado que entendemos que nos pertenece. Un mercado ya de por sí muy mermado.

– ¿Qué les dice Competencia?

– Con la CNMC hemos estado varias veces reunidos y su posición es un poco equidistante.

– ¿Van a intentar que se involucren?

– Eso es lo que que estamos intentando conseguir, que se impliquen en ver qué está pasando aquí. De hecho, estamos cerrando la contratación de un despacho para emprender acciones legales a través de dos vías concretas: la CNMC y en paralelo, la CE, porque intuimos que se podría estar incurriendo en un caso de ayudas de Estado.

– ¿De qué manera?

– Ineco podría tener un sobremargen, bien por una tarifa muy elevada con respecto al sector privado, bien por esas liquidaciones por la totalidad de las encomiendas, con esos márgenes extra de los que hemos hablado. Esto le estaría permitiendo acudir a contratos internacionales de la UE y poder ser más agresivos que la competencia, lo que es una práctica muy perseguida por Bruselas.

– ¿La denuncia será de Asica o participan más asociaciones?

– Estamos en contacto con más asociaciones sectoriales. De hecho, hay un grupo muy activo de asociaciones de diversas comunidades autónomas y eso nos aporta mucha representatividad.

– ¿De qué comunidades?

– Estamos Galicia, País Vasco, Castilla y León, Aragón, Cataluña, Extremadura, Comunidad Valenciana y Andalucía. La Asociación Profesional de Ingenierías de Seguridad y Salud en la Construcción (Issco) también está apoyando. En conjunto, somos nueve asociaciones.

– ¿La solución al problema pasaría por la privatización de Ineco?

– Totalmente. De la privatización de Ineco o de gran parte de Ineco. Está claro que un Gobierno siempre va a necesitar un medio propio para razones de emergencia, de urgencia, de seguridad o confidenciales, pero digamos que aquí el niño ha crecido demasiado. Habría que reordenarlo, de la misma forma que el sector privado se ha reordenado de manera salvaje.

INFRAESTRUCTURAS
Habría que integrar en la planificación a los operadores de transporte

 

– Asica ha impugnado recientemente el ‘Acuerdo marco para la contratación de servicios de apoyo técnico para la realización de estudios de viabilidad económico-financieros y coste beneficio’ publicado por Ineco. ¿En qué consiste este acuerdo marco y qué importancia tiene?

– Es un acopio de estudios de viabilidad por un precio unitario y una medición. Pero no te dicen ni dónde están, ni cómo son, ni qué alcance tienen. Es de una indefinición total y claramente una compra adelantada. ¿Por qué esa prisa? Para tener la despensa llena ante la entrada en vigor de la nueva ley.

– ¿Qué ha contestado Ineco?

– Nos dice que esos trabajos no tienen encomienda de gestión. Entonces, ¿cómo es posible que un medio propio tome sus propias decisiones en base a encargos que no ha recibido todavía?

– ¿De qué importe hablamos?

– Se licita por 1,2 millones, con dos años prorrogables más (2,4 millones), pero no impugnamos tanto por el importe como por el hecho de licitar algo que no sabemos lo que es y sin un encargo. Ineco tiene que ejecutar lo que le mandan sus dueños, no tiene autonomía propia.

– ¿El Plan de Internacionalización del Transporte y las Infraestructuras del Ministerio de Fomento para el período 2018-2020 está pensado en gran medida para favorecer a Ineco?

– Para empezar, el plan ha sido elaborado por Ineco. Es un plan que por la regla comentada antes del 80- 20 puede tener unos efectos devastadores en el sector privado. Si la internacionalización supone la merma del mercado nacional, no tiene ni pies ni cabeza. Por eso hemos alegado en el período establecido para que se evite ese efecto negativo sobre el mercado interior.

– En el sector del transporte existe la queja de que no se le tiene en cuenta en el ámbito de la planificación de infraestructuras, ¿cuál es su punto de vista?

– Es un error grave. De hecho, uno de los conceptos que introduce la nueva ley, que a ver si se implementa bien, es el del ciclo de vida. La infraestructura se concibe ya de una manera integral, desde su diseño hasta no ya su explotación, sino su desmantelación. En el caso de la vida de una carretera habría que integrar en esa fase de planificación a la ingeniería, a la constructora y al operador de transporte.

El personaje

Vida: Ignacio Sánchez de Mora y Andrés nació en Alcañiz (Teruel) en 1974, se casará en diciembre de este año y entre sus aficiones están navegar a vela y la montaña.
Obra: Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Granada y PDD por el IESE. Desde 2011 trabaja como presidente de la Asociación Empresarial de Ingenieros Consultores de Andalucía (Asica). Anteriormente, fue durante siete años subdirector de la empresa pública Sodemasa del Gobierno de Aragón. Inicialmente fue jefe de obra para las empresas constructoras AZVI y Sando. Es vicepresidente de la comisión de ética y transparencia del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos; vocal del Comité de Asuntos Marítimos y Marinos del Instituto de Ingeniería de España, y vocal de la Junta Directiva del clúster de economía digital Eticom.
Milagros: Su intensa labor en materia de contratación pública y competencia del sector público.


http://www.transportexxi.com/ignacio-sanchez-de-mora-y-andres/

Calle Santas Patronas nº 37.
41001, Sevilla.

T. (+34) 954 22 19 52
E.
S: isandemoran


Linked-in Twitter